2 de marzo de 2009

El largo camino hacia la madurez



Aunque a veces creamos que no y quizás en el camino nos desesperemos, este país sigue avanzando con lentitud -pero con firmeza- hacia la normalidad democrática.
Este domingo, el pueblo vasco dio, mediante su voto, una oportunidad a algo "nuevo" en aquellas tierras. Algo que, para nosotros que vivimos en libertad (y algunas veces incluso sin prejuicios) no es excepción sino lo usual: darle nuestra confianza a fuerzas políticas que defienden a España y a nuestro sistema basado en el Estado de Derecho, la Constitución y la igualdad. Así, el panorama de Euskadi queda repartido entre los 30 escaños de los nacionalistas vascos, los 24 de los socialistas de Patxi López, 13 para el Partido Popular, 4 escaños para Aralar, 2 de Ea y 1 escaño para el partido de la valiente Rosa Díez.
Este panorama ofrece muy distintos puntos de vista. Por un lado, demuestra la voluntad de un pueblo por vivir algo nuevo frente a los complejos heredados del nacionalismo más trasnochado. Por otro, nos da un toque de atención a todos los demás ciudadanos y a la historia en general.
Ellos, los vascos, han decidido democráticamente posicionarse de una vez por todas con una Constitución que, desde hace más de 30 años, vela por el derecho a sentirse vasco y español sin ser señalado por la calle. Quizá haya sido un poco tarde, pero debemos comprender la presión a la que está sometida Euskadi. A veces pesan más los complejos que las bombas y acabar con esa situación no es cosa de un día para otro.
El nuevo escenario, debe invitarnos a ir apagando las últimas llamas del resentimiento de la memoria, borrar el prejuicio de nuestra mente y manifestar sin miedo y con orgullo nuestra mayoría de edad.
Euskadi nos ha dado una lección. Ahora nos toca a nosotros.

2 comentarios:

Juanma dijo...

Debe ser muy difícil vivir en el País Vasco y defender la idea de sentirse español. Debe dar miedo. Ojalá los políticos socialistas y populares (más los que se sumen) sepan estar a la altura.

Un abrazo.

Keyser Söze dijo...

Veremos lo que hacen ahora los políticos y sus pactos electorales. Espero y deseo, cosa que creía no diría en mi vida, que gobierne el Psoe con el apoyo de PP y UPyD.

Ojalá los andaluces nos de alguna vez por el cambio, y que cuando se de, esté también visto como está sucediendo en Euskadi

Un abrazo majete