28 de abril de 2009

Mi feria particular


No fui uno de esos sevillanos que vibraban con el "alumbrao", ni nunca fui invitado a la noche del "pescaito".No sentía predilección por una u otra atracción y el coche de la escoba, más que miedo, me parecía una tomadura de pelo desde que una vez sorprendí fumando a una de sus temibles brujas. Siempre me dio vergüenza bailar por sevillanas y el perrito piloto iba a parar a las manos de otros niños mientras yo me quedaba mirando atónito las voces estridentes que aquel hombre bigotudo daba al micrófono...
No fui niño de feria, jamás. Si acaso, algún pequeño recuerdo de adolescencia consigue endulzar mis ojos en forma de nube rosa. Puede que salve estos días aquella conversación, una mirada o las ganas de abrazar a una morena que años después decidió poner un océano por medio, entre ella y su pasado...también rescataré alguna imagen de niño, en alguna caseta pública y vestido de gitano. En una mano un batido de fresa y en la otra un bocata de mortadela. Siempre fue la mía una feria de pueblo "chiquetito".
Sin embargo, me gustaría creer que todo no siempre fue así. Por eso, me voy a parapetar en una esquina para ver si llega Pepe el escocés con su rubio sudor de manzanilla, o saldré al encuentro del paseo de los caballos. Quizás tenga suerte y me tope con el altanero peralteo de Cabriola. "¿Que te han dicho que se ha visto a Ava Gadner pasear del brazo de un gallardo torero?, no me extraña. Cuentan las malas lenguas que, en Chicote, no para de empinar el codo. Dicen que él no va con ella en serio, que la quiere para lo que la quiere...desde luego, hay algunos que nacen con una flor en el culo...hablando de flores, ¡ponte un clavel blanco en la solapa, hábrase visto sevillano más poco detalloso...!"
Entre charlas y risas, entre penas maquilladas con brillantina y popelín, voy a acercarme a la "Primitiva amistad" o a la caseta de "Wilfredo el velloso" y, por su puesto sin guardias de seguridad en la puerta, voy a pedir media botella de la Guita y una tortilla de papas llena de albero (cómo no). Dicen que a partir de las doce, vienen desde Lebrija las guardianas más puras del cante por sevillanas más genuíno. Las trae Don Francisco, que el primo es el alcalde del pueblo...
Paseando, muy pausado, al son del pianillo y de las bulerías de las buñoleras, me voy a dejar querer por las sirenas de Morfeo, soñando cómo ellas mismas pintan un cielo de farolillos en el que no haya sitio para chuflas y foreros nuevoseñoritos. Mientras lo hago, con ritmo de seguidilla (7-5-7-5) de la más bella nana, su voz, la de el Pali, dictará el manifiesto que lamenta pero no arroja, como la misma ciudad que soñamos cuando niños, con un batido de fresa en la mano...

4 comentarios:

Keyser Söze dijo...

Los Roblas sois muy de batido de fresa, es algo digno de estudio.

¿A mí que siempre me había parecido que tus caderas estaban ensambladas para el deleite sevillanítico del baile propio de estas fechas? Creo que por lo que he leído me he fijado poco en tus cadera, cosa que ambos agradeceremos.

Mi feria como la tuya, se quedan en momentos puntuales que hacen florecer la memoria, y uno de ello, como el de vuesa merced, se refiere a esa nube rosa de sabor dulzón...

El Divino Calvo dijo...

Está usted que se sale de la pelleja, compare.

Por cierto, en la feria, lo que se ha llevao de toa la vida ha sio el Fino La Ina, que la manzanilla se la quedó Sanlúcar marea arriba.

Enhorabuena.

El Divino Calvo.

Pepe Luis dijo...

Si se ha de brindar que sea con manzanilla pasada, puro deleite para los sentidos, que era lo que bebían en Er 77...
Eso si previamente aquello había que regarlos convenientemente por fuera para después regarlo por dentro.
Después vendría la moda de La Ina, San Patricio y el Quinta, para salir majaras de la feria.

Piru dijo...

Ole y ole.

Yo de los mejores recuerdos de la feria,tengo aquella trifulca con usted en la señora portada,liando er taco,y asustando a los canis xD

(de los mejores ahora,claro,porque vaya soponcio xD)

;******